Desinformación: un elemento clave para la crisis

Desinformación: un elemento clave para la crisis
26 Sep 2017

Desmenuzar la información y confirmar las fuentes de las que proviene cada mensaje en redes sociales y medios de comunicación, es clave en situaciones como la que vive Guatemala.

Los medios de comunicación tienen un papel importante en toda coyuntura. Son los encargados de difundir la “realidad” de lo que ocurre para que la ciudadanía conozca y se informe sobre los hechos. Sin embargo, en los tiempos que corren es cada vez más difícil distinguir la verdad de la mentira, la realidad de la apariencia.

Para que exista la “desinformación” como tal, es importante comprender que detrás habrá una intención para desacreditar, influir, etc. Es conocido que esta “estrategia de rumores” es utilizada por grupos criminales para dar golpes psicológicos. Guatemala ha sido testigo de cómo, en momento claves como el que vivimos en la actualidad, se genera información manipulada para desorientar y confundir a la ciudadanía. A través de mensajes se trata de provocar que el receptor cambie de opinión o de actitud para que esta sea favorable según la estrategia y el objetivo deseado.

La “veracidad” del mensaje se sustituye por la credibilidad subjetiva; los mensajes se repiten una y otra vez para que vayan calando y se normalicen como discurso.Con mensajes construidos hábilmente en diversas plataformas (información filtrada en medios de comunicación, net centers, videos y páginas dedicadas a desprestigiar personajes de izquierda y de derecha), el emisor consigue englobar al receptor en su sistema.

Una fotografía o una frase sacada de contexto en un tuit son suficientes para atacar la reputación de una persona. Y como usuarios de redes sociales es muy fácil caer en este juego del engaño.

Desmenuzar la información y confirmar las fuentes de las que se dice proviene el mensaje, es clave en circunstancias como estas. Algunas recomendaciones son ver la fecha en que se creó el perfil, revisar si ataca a personajes públicos específicos, la cantidad de sus seguidores y las interacciones que ha tenido con estos. Si el contenido involucra a alguna organización, también es importante buscar en su sitio y redes oficiales para asegurar que sea la postura oficial.

Las estructuras criminales dirán lo que sea para enfocar la opinión pública en aquellas personas que los incomodan, desprestigiarlos y ganar puntos a su favor para permanecer en el poder. Ser críticos con el contenido es un deber importante de la ciudadanía en estos momentos.