Articulo largo

#100 - Special Edition
05 Aug 2020

Esta semana en Razón de Estado celebramos nuestras primeras 100 transmisiones con un programa especial donde recorrimos los grandes hitos que marcaron al país desde aquel 19 de septiembre de 2018, cuando salimos por primera vez al aire. También, presentamos un panel integrado por el equipo de Fundación Libertad y Desarrollo donde se abordaron los grandes temas nacionales y de la región y se analizaron los retos de cara a la crisis sanitaria y económica de 2020.

 

En su editorial, Dionisio Gutiérrez celebró los primeros cien programas de Razón de Estado y expuso la declaración de propósitos y principios con que ese proyecto salió al aire: “Hoy les presentamos, con responsabilidad y agradecimiento, la edición número 100 de Razón de Estado; esta tribuna que pretende ser relatora, impulsora y protagonista de la construcción de una democracia liberal y republicana para Guatemala y para Centroamérica. En este aniversario deseamos compartir con ustedes algunas de las reflexiones que nos motivan y nos comprometen. Los fundamentos del liberalismo parten del respeto cívico para todos y del reconocimiento de que la libertad, no solo es justa e inteligente, sino además rentable”. 

Posteriormente, enumeró los problemas y debilidades que siguen presentes en la democracia guatemalteca y denunció los intentos de las mafias políticas por cooptar la justicia: “El intento de asalto a las cortes dirigido por delincuentes a los que las mismas cortes protegen; el hecho de que el tribunal electoral devuelva un partido político de la mafia a la jefa de la mafia; los intentos, desde las cortes, para decapitar al Vicepresidente de la República porque les es molesto para sus planes criminales; y la complicidad, la ignorancia y la incompetencia de un congreso de diputados a los que el pueblo aborrece más que a cualquier virus; son solo algunos de los síntomas de una democracia moribunda”. 

También envió un mensaje a reconstruir la democracia y las instituciones para retomar la senda del crecimiento y el desarrollo: “Les presentamos esta centésima edición de Razón de Estado con preocupación, con responsabilidad y con optimismo. Con preocupación porque no vemos en nuestras élites y en la sociedad el sentido de urgencia necesario para salvaguardar nuestra doliente democracia que, con demasiada frecuencia, se percibe moribunda. Con responsabilidad porque desde esta tribuna defendemos y promovemos los valores que ostenta la democracia liberal y republicana; los únicos valores que dan éxito a las naciones; los mismos que nos motivan a exponer y denunciar a sus enemigos. Y con optimismo porque estamos convencidos de que los valores de la libertad que fundan el manifiesto liberal en que creemos, mantienen su relevancia indiscutible, su efectividad y su vigencia”.       

En el siguiente segmento, presentamos el documental titulado “100 batallas en resumen”, dónde trazamos la trayectoria de Razón de Estado a lo largo de estos dos años al aire, con entrevistas a importantes personajes del ámbito nacional e internacional, debates donde participan todos los sectores del espectro ideológico del país, pero también donde se han presentado propuestas de desarrollo y denunciado a los cabecillas de la corrupción y el crimen organizado que pretenden capturar al Estado. 

En los últimos dos segmentos del programa, Dionisio Gutiérrez introdujo un panel constituido por el equipo de Fundación Libertad y Desarrollo donde se abordaron los grandes temas nacionales y de la región: la captura del Estado, el subdesarrollo político, la miopía de las élites, el reto de la integración económica centroamericana y la amenaza del populismo en el continente; además se analizaron las oportunidades de cara a la crisis sanitaria y económica de 2020.

Paul Boteo, Director Ejecutivo, señaló las cinco medidas económicas imprescindibles para la reactivación de Guatemala: “Es importante importante hacer un estímulo fiscal a las empresas bastante fuerte para que se puedan recuperar de estos cinco meses de pérdidas y que puedan comenzar a generar empleo; en segundo lugar es importante desarrollar un plan de infraestructura y eficiencia logística; en tercer lugar es importante establecer zonas de libre comercio de desarrollo industrial; en cuarto lugar es importante impulsar el tema de la integración económica para lograr un crecimiento de 3% y 5% más de lo que tenemos y en último lugar, es importante que los gobiernos puedan consolidar sus sistemas de salud y de educación”.

Luis Miguel Reyes, Director del Área Social, se refirió al impacto social que dejará la pandemia y la responsabilidad de las élites en el desarrollo del país: “La pandemia nos dejará más pobreza, más subdesarrollo y desigualdad. Un sistema de salud devastado, por lo menos dos años de retraso del sistema educativo público, lo cual va a ir acrecentando los problemas de conflictividad social que tenemos en el país y finalmente eso es caldo de cultivo para un proyecto populista autoritario, de derecha o izquierda. La responsabilidad que tienen las élites en estos momentos es reconstruir el país y esa es una responsabilidad que han eludido por muchos años. Primero van a tener que reconstruir la política que está llena de mafiosos y luego reconstruir un país que va a estar en pedazos. El reto es enorme”.

Phillip Chicola, Director del Área Política, mencionó que la realidad del sistema político limita las aspiraciones de aquellos que desean hacer carrera política en el país: “Una gran parte de los estudiantes de ciencias políticas en algún momento aspiran a optar por un cargo público. En mi caso personal eso me ha llamado la atención, pero en estos años he aprendido que lo que menos importa son las buenas intenciones o la preparación de una persona si previamente no hacemos un esfuerzo por depurar el sistema político, por combatir a las mafias y a la corrupción que tienen capturadas a las instituciones, construir un sistema de justicia independiente y un buen sistema de partidos políticos”.

Edgar Ortiz, Director del Área Jurídica, comentó que la independencia judicial es el pilar de una democracia funcional: “Hay dos frustraciones, para un abogado una de las máximas realizaciones sería ser un magistrado de las altas Cortes y cuando uno ve las Cortes de los noventas con magistrados de alta talla, y ve las Cortes de ahora, donde lo que hay son mandatarios del crimen organizado, pues hay frustración. Pero al mismo tiempo hay un sentido de misión para mi generación de reconstruir ese prestigio que han perdido las Cortes y creo que el gran legado que tenemos que dejar a la generación de abogados jóvenes es la recuperación del Poder Judicial”.

Alejandra Martínez, Directora de Estudios Latinoamericanos, afirmó que la región corre peligro ante la amenaza populista que sigue latente incluso en medio de una pandemia: “La amenaza populista siempre está allí, latente. Vemos, por ejemplo, las andanzas del Grupo de Puebla que a pesar de la crisis de la pandemia no se ha detenido y siguen en su afán de desestabilizar gobiernos democráticos y de consolidar sus proyectos criminales”.  

Daphne Posadas, Directora de Estudios Internacionales, expuso los retos de los jóvenes de las nuevas generaciones, el golpe a sus vidas y oportunidades a raíz de la pandemia: “La generación ‘centennial’ constituye más del 50% de la población de Guatemala. Somos una generación que independientemente de haber recibido una buena educación, vamos a percibir menos ingresos que nuestros padres e incluso, que nuestros abuelos porque precisamente somos producto de varias crisis: la crisis financiera de 2008 y ahora nos toca enfrentarnos al mercado laboral en medio de esta crisis por la pandemia. Sin embargo, la generación ‘centennial’ identifica que la crisis y la oportunidad son las dos caras de esta misma moneda, que es la pandemia”.

Para ver el programa completo, haga click aquí.

 

#100 - Programa especial
05 Aug 2020

Esta semana en Razón de Estado celebramos nuestras primeras 100 transmisiones con un programa especial donde recorrimos los grandes hitos que marcaron al país desde aquel 19 de septiembre de 2018, cuando salimos por primera vez al aire. También, presentamos un panel integrado por el equipo de Fundación Libertad y Desarrollo donde se abordaron los grandes temas nacionales y de la región y se analizaron los retos de cara a la crisis sanitaria y económica de 2020.

 

En su editorial, Dionisio Gutiérrez celebró los primeros cien programas de Razón de Estado y expuso la declaración de propósitos y principios con que ese proyecto salió al aire: “Hoy les presentamos, con responsabilidad y agradecimiento, la edición número 100 de Razón de Estado; esta tribuna que pretende ser relatora, impulsora y protagonista de la construcción de una democracia liberal y republicana para Guatemala y para Centroamérica. En este aniversario deseamos compartir con ustedes algunas de las reflexiones que nos motivan y nos comprometen. Los fundamentos del liberalismo parten del respeto cívico para todos y del reconocimiento de que la libertad, no solo es justa e inteligente, sino además rentable”. 

Posteriormente, enumeró los problemas y debilidades que siguen presentes en la democracia guatemalteca y denunció los intentos de las mafias políticas por cooptar la justicia: “El intento de asalto a las cortes dirigido por delincuentes a los que las mismas cortes protegen; el hecho de que el tribunal electoral devuelva un partido político de la mafia a la jefa de la mafia; los intentos, desde las cortes, para decapitar al Vicepresidente de la República porque les es molesto para sus planes criminales; y la complicidad, la ignorancia y la incompetencia de un congreso de diputados a los que el pueblo aborrece más que a cualquier virus; son solo algunos de los síntomas de una democracia moribunda”. 

También envió un mensaje a reconstruir la democracia y las instituciones para retomar la senda del crecimiento y el desarrollo: “Les presentamos esta centésima edición de Razón de Estado con preocupación, con responsabilidad y con optimismo. Con preocupación porque no vemos en nuestras élites y en la sociedad el sentido de urgencia necesario para salvaguardar nuestra doliente democracia que, con demasiada frecuencia, se percibe moribunda. Con responsabilidad porque desde esta tribuna defendemos y promovemos los valores que ostenta la democracia liberal y republicana; los únicos valores que dan éxito a las naciones; los mismos que nos motivan a exponer y denunciar a sus enemigos. Y con optimismo porque estamos convencidos de que los valores de la libertad que fundan el manifiesto liberal en que creemos, mantienen su relevancia indiscutible, su efectividad y su vigencia”.       

En el siguiente segmento, presentamos el documental titulado “100 batallas en resumen”, dónde trazamos la trayectoria de Razón de Estado a lo largo de estos dos años al aire, con entrevistas a importantes personajes del ámbito nacional e internacional, debates donde participan todos los sectores del espectro ideológico del país, pero también donde se han presentado propuestas de desarrollo y denunciado a los cabecillas de la corrupción y el crimen organizado que pretenden capturar al Estado. 

En los últimos dos segmentos del programa, Dionisio Gutiérrez introdujo un panel constituido por el equipo de Fundación Libertad y Desarrollo donde se abordaron los grandes temas nacionales y de la región: la captura del Estado, el subdesarrollo político, la miopía de las élites, el reto de la integración económica centroamericana y la amenaza del populismo en el continente; además se analizaron las oportunidades de cara a la crisis sanitaria y económica de 2020.

Paul Boteo, Director Ejecutivo, señaló las cinco medidas económicas imprescindibles para la reactivación de Guatemala: “Es importante importante hacer un estímulo fiscal a las empresas bastante fuerte para que se puedan recuperar de estos cinco meses de pérdidas y que puedan comenzar a generar empleo; en segundo lugar es importante desarrollar un plan de infraestructura y eficiencia logística; en tercer lugar es importante establecer zonas de libre comercio de desarrollo industrial; en cuarto lugar es importante impulsar el tema de la integración económica para lograr un crecimiento de 3% y 5% más de lo que tenemos y en último lugar, es importante que los gobiernos puedan consolidar sus sistemas de salud y de educación”.

Luis Miguel Reyes, Director del Área Social, se refirió al impacto social que dejará la pandemia y la responsabilidad de las élites en el desarrollo del país: “La pandemia nos dejará más pobreza, más subdesarrollo y desigualdad. Un sistema de salud devastado, por lo menos dos años de retraso del sistema educativo público, lo cual va a ir acrecentando los problemas de conflictividad social que tenemos en el país y finalmente eso es caldo de cultivo para un proyecto populista autoritario, de derecha o izquierda. La responsabilidad que tienen las élites en estos momentos es reconstruir el país y esa es una responsabilidad que han eludido por muchos años. Primero van a tener que reconstruir la política que está llena de mafiosos y luego reconstruir un país que va a estar en pedazos. El reto es enorme”.

Phillip Chicola, Director del Área Política, mencionó que la realidad del sistema político limita las aspiraciones de aquellos que desean hacer carrera política en el país: “Una gran parte de los estudiantes de ciencias políticas en algún momento aspiran a optar por un cargo público. En mi caso personal eso me ha llamado la atención, pero en estos años he aprendido que lo que menos importa son las buenas intenciones o la preparación de una persona si previamente no hacemos un esfuerzo por depurar el sistema político, por combatir a las mafias y a la corrupción que tienen capturadas a las instituciones, construir un sistema de justicia independiente y un buen sistema de partidos políticos”.

Edgar Ortiz, Director del Área Jurídica, comentó que la independencia judicial es el pilar de una democracia funcional: “Hay dos frustraciones, para un abogado una de las máximas realizaciones sería ser un magistrado de las altas Cortes y cuando uno ve las Cortes de los noventas con magistrados de alta talla, y ve las Cortes de ahora, donde lo que hay son mandatarios del crimen organizado, pues hay frustración. Pero al mismo tiempo hay un sentido de misión para mi generación de reconstruir ese prestigio que han perdido las Cortes y creo que el gran legado que tenemos que dejar a la generación de abogados jóvenes es la recuperación del Poder Judicial”.

Alejandra Martínez, Directora de Estudios Latinoamericanos, afirmó que la región corre peligro ante la amenaza populista que sigue latente incluso en medio de una pandemia: “La amenaza populista siempre está allí, latente. Vemos, por ejemplo, las andanzas del Grupo de Puebla que a pesar de la crisis de la pandemia no se ha detenido y siguen en su afán de desestabilizar gobiernos democráticos y de consolidar sus proyectos criminales”.  

Daphne Posadas, Directora de Estudios Internacionales, expuso los retos de los jóvenes de las nuevas generaciones, el golpe a sus vidas y oportunidades a raíz de la pandemia: “La generación ‘centennial’ constituye más del 50% de la población de Guatemala. Somos una generación que independientemente de haber recibido una buena educación, vamos a percibir menos ingresos que nuestros padres e incluso, que nuestros abuelos porque precisamente somos producto de varias crisis: la crisis financiera de 2008 y ahora nos toca enfrentarnos al mercado laboral en medio de esta crisis por la pandemia. Sin embargo, la generación ‘centennial’ identifica que la crisis y la oportunidad son las dos caras de esta misma moneda, que es la pandemia”.

Para ver el programa completo, haga click aquí.

 

For Life, Loosing Fear Responsibly
29 Jul 2020

En el programa de hoy entrevistamos al periodista y escritor Juan Luis Cebrián sobre los efectos de la pandemia del COVID-19 en Europa y en los países en vías de desarrollo, la gestión  por parte de los gobiernos  y la crisis económica producto de los encierros. También evaluamos los primeros días de reapertura en Guatemala.

 

En su editorial, Dionisio Gutiérrez analizó el manejo de la pandemia desde el poder político: “La ambición, la codicia, la soberbia, la ignorancia, la incompetencia, el abuso, la corrupción y la impunidad son prácticas comunes que limitan y dañan el desarrollo de las naciones. Uno pensaría que en tiempos de pandemia se manifiestan y se activan las virtudes más respetables del ser humano. Parece que no. Por eso, hoy más que nunca, es importante marcar el paso y poner límites al poder”.

Posteriormente, señaló la responsabilidad individual que tienen los ciudadanos de evitar los contagios, como alternativa a las medidas restrictivas de los gobiernos: “Las palabras han perdido su inocencia y la verdad y la política nunca se han llevado bien. El ciudadano es el llamado a proteger las libertades del ciudadano y a rechazar imposiciones de gobiernos autoritarios”.

También hizo referencia a la reapertura y la flexibilización de medidas en Guatemala: “Por estas tierras recuperamos algunos grados de libertad. Faltan otros, para al menos, regresar a la “anormalidad” que vivíamos antes de la pandemia”.

En el siguiente segmento, Dionisio Gutiérrez entrevistó al periodista, escritor y fundador del diario El País de España, Juan Luis Cebrián, sobre los efectos de la pandemia del COVID-19 en Iberoamérica, la crisis económica, los cambios irreversibles que están viviendo los medios de comunicación y  los beneficios de la integración económica.

Sobre la gestión de la crisis por parte de los gobiernos de Iberoamérica, Cebrián afirmó: “Los gobiernos en general, todos los gobiernos del mundo desarrollado y subdesarrollado, se han visto muy sorprendidos con un fenómeno que no esperaban y en general la respuesta política ha sido muy pobre. Ha sido mejor en Asia, que en Europa y América. El mensaje de “salimos más fuertes” lo hizo el ministro español y yo dije que aún no hemos salido y menos hemos salido más fuertes con la crisis económica, el aumento de la pobreza y del hambre. Los gobiernos han tratado de infundir confianza a la población pero no se puede infundir confianza mintiendo”.

A propósito del declive que están experimentando las democracias ante el auge de populismos de derecha e izquierda, el escritor refirió: “La pandemia ha acelerado tendencias que ya veníamos padeciendo desde hace tiempo y que amenazan la democracia. El populismo, por ejemplo, que ya venía haciendo daño desde la crisis de 2008-2009. Las tendencias autoritarias de derecha e izquierda de los gobiernos han hecho que estemos ante una nueva transformación donde las democracias pierden cada vez más prestigio, con respecto a la eficacia de ciertos autoritarismos. Creo que es obligación de todos los demócratas del mundo, demostrar que pueden generar bienestar y futuro para sus pueblos”.

El periodista también comentó la transformación que están viviendo los medios de comunicación en el mundo, los cambios en la opinión pública y el impacto en la libertad de expresión y en las democracias: “Estamos ante un cambio civilizatorio que ya empezaba antes de la pandemia y de las crisis financieras, de magnitudes casi inimaginables, casi comparable a la invención de la imprenta. Los medios de comunicación forman parte del sistema democrático porque éstos se basan en la opinión pública; en ese sentido, la sociedad digital está generando muchos beneficios pero también mucho desorden, igual que hizo la imprenta varios siglos atrás. Vamos a tener que convivir algún tiempo con este desorden, por eso tenemos que apoyar a los medios vertebrales que son creíbles y que no sirven al interés de los poderosos”.

Finalmente, en el segmento de debate, Paul Boteo entrevistó a Roberto Ardón, director ejecutivo de CACIF y a Rodolfo Mendoza, analista y director de estrategia de Diestra. En el panel se abordó el proceso de reapertura en el país, a raíz de las medidas anunciadas esta semana por el gobierno.

 

 

 

Para ver el programa completo, haga click aquí.

 

 

Por la vida, perder el miedo con responsabilidad
29 Jul 2020

En el programa de hoy entrevistamos al periodista y escritor Juan Luis Cebrián sobre los efectos de la pandemia del COVID-19 en Europa y en los países en vías de desarrollo, la gestión  por parte de los gobiernos  y la crisis económica producto de los encierros. También evaluamos los primeros días de reapertura en Guatemala.

 

En su editorial, Dionisio Gutiérrez analizó el manejo de la pandemia desde el poder político: “La ambición, la codicia, la soberbia, la ignorancia, la incompetencia, el abuso, la corrupción y la impunidad son prácticas comunes que limitan y dañan el desarrollo de las naciones. Uno pensaría que en tiempos de pandemia se manifiestan y se activan las virtudes más respetables del ser humano. Parece que no. Por eso, hoy más que nunca, es importante marcar el paso y poner límites al poder”.

Posteriormente, señaló la responsabilidad individual que tienen los ciudadanos de evitar los contagios, como alternativa a las medidas restrictivas de los gobiernos: “Las palabras han perdido su inocencia y la verdad y la política nunca se han llevado bien. El ciudadano es el llamado a proteger las libertades del ciudadano y a rechazar imposiciones de gobiernos autoritarios”.

También hizo referencia a la reapertura y la flexibilización de medidas en Guatemala: “Por estas tierras recuperamos algunos grados de libertad. Faltan otros, para al menos, regresar a la “anormalidad” que vivíamos antes de la pandemia”.

En el siguiente segmento, Dionisio Gutiérrez entrevistó al periodista, escritor y fundador del diario El País de España, Juan Luis Cebrián, sobre los efectos de la pandemia del COVID-19 en Iberoamérica, la crisis económica, los cambios irreversibles que están viviendo los medios de comunicación y  los beneficios de la integración económica.

Sobre la gestión de la crisis por parte de los gobiernos de Iberoamérica, Cebrián afirmó: “Los gobiernos en general, todos los gobiernos del mundo desarrollado y subdesarrollado, se han visto muy sorprendidos con un fenómeno que no esperaban y en general la respuesta política ha sido muy pobre. Ha sido mejor en Asia, que en Europa y América. El mensaje de “salimos más fuertes” lo hizo el ministro español y yo dije que aún no hemos salido y menos hemos salido más fuertes con la crisis económica, el aumento de la pobreza y del hambre. Los gobiernos han tratado de infundir confianza a la población pero no se puede infundir confianza mintiendo”.

A propósito del declive que están experimentando las democracias ante el auge de populismos de derecha e izquierda, el escritor refirió: “La pandemia ha acelerado tendencias que ya veníamos padeciendo desde hace tiempo y que amenazan la democracia. El populismo, por ejemplo, que ya venía haciendo daño desde la crisis de 2008-2009. Las tendencias autoritarias de derecha e izquierda de los gobiernos han hecho que estemos ante una nueva transformación donde las democracias pierden cada vez más prestigio, con respecto a la eficacia de ciertos autoritarismos. Creo que es obligación de todos los demócratas del mundo, demostrar que pueden generar bienestar y futuro para sus pueblos”.

El periodista también comentó la transformación que están viviendo los medios de comunicación en el mundo, los cambios en la opinión pública y el impacto en la libertad de expresión y en las democracias: “Estamos ante un cambio civilizatorio que ya empezaba antes de la pandemia y de las crisis financieras, de magnitudes casi inimaginables, casi comparable a la invención de la imprenta. Los medios de comunicación forman parte del sistema democrático porque éstos se basan en la opinión pública; en ese sentido, la sociedad digital está generando muchos beneficios pero también mucho desorden, igual que hizo la imprenta varios siglos atrás. Vamos a tener que convivir algún tiempo con este desorden, por eso tenemos que apoyar a los medios vertebrales que son creíbles y que no sirven al interés de los poderosos”.

Finalmente, en el segmento de debate, Paul Boteo entrevistó a Roberto Ardón, director ejecutivo de CACIF y a Rodolfo Mendoza, analista y director de estrategia de Diestra. En el panel se abordó el proceso de reapertura en el país, a raíz de las medidas anunciadas esta semana por el gobierno.

 

 

 

Para ver el programa completo, haga click aquí.

 

 

Dionisio Gutiérrez on the cover of Forbes Central America advocates for Integration
13 Jul 2020

El empresario, comunicador e intelectual guatemalteco, Dionisio Gutiérrez, encabezó la publicación del mes de julio de la revista Forbes Centroamérica. En una entrevista exclusiva, Gutiérrez abogó por la consolidación de un bloque integrado del Istmo centroamericano como única fórmula para alcanzar el desarrollo.

 

Sobre el impacto que está dejando a su paso la crisis del COVID-19 y la gestión por parte de gobiernos y organizaciones, señaló: “Todo el mundo fue desbordado por la pandemia, porque la especie humana no estaba preparada para una crisis como esta. Con los antecedentes que se tenían y las amenazas inminentes, el hecho de que este virus nos tenga así, dice poco de los gobiernos, las élites, la ciencia y entidades como la Organización Mundial de la Salud, pues los datos son muy distorsionados, las medidas que se han aplicado parecen salidas de un laboratorio peligroso y se juega con la población”.

Adicionalmente, se refirió a lo complejo que será una recuperación económica para los países en vías de desarrollo: “El problema de casi todos los gobiernos es la escasa capacidad de ejecución de sus recursos. El confinamiento y los toques de queda han afectado la actividad económica y no se logra contener la pandemia, por lo que el panorama es muy complejo. Reactivar la economía y aliviar el drama social que esta crisis dejará, requerirá no sólo de ayuda estatal, sino del apoyo del mundo desarrollado y de las instituciones financieras multilaterales”.

Sobre la región centroamericana, puntualizó: “En Guatemala, las remesas representan casi el 14% del PIB y 6.2 millones de personas utilizan esos recursos para construcción de vivienda en un 50% y el resto para subsistencia, educación y salud. En El Salvador y Honduras, el impacto es mayor. El sector construcción también se verá afectado por un menor envío de dinero y se sufrirá un drama humano porque muchas familias no tendrán para su sustento diario. Me parece que Costa Rica tiene condiciones especiales; ellos tomaron medidas importantes desde el inicio, pero el contagio comienza a subir también. El BM y el FMI coinciden en que los más afectados de la región serán Nicaragua y El Salvador, seguidos por Honduras”.

Finalmente, sobre la oportunidad que representa para Centroamérica una crisis de esta magnitud en términos de articulación a cadenas de valor y capacidad de negociación con las potencias, Gutiérrez comentó: “Para interactuar mejor con el mundo y con nuestros vecinos grandes hay que actualizar la legislación existente, tener una agenda común. Sólo entonces se potenciará la capacidad comercial de la región, pues las exportaciones conjuntas aumentarían hasta un  11% del PIB regional. Nuestras relaciones con estos países dependerán en gran medida de nuestra capacidad para integrarnos económicamente”.

Para leer la entrevista completa, haga click aquí.

 

Guatemala: Is this the Biggest Economic Crisis in the Last Ninety Years?
31
Paul Boteo es Director General de Fundación Libertad y Desarrollo. Además, es catedrático universitario y tiene una maestría en Economía por la Pontificia Universidad Católica de Chile. 
27 Jul 2020

Los tres meses consecutivos de caída del IMAE en marzo, abril y mayo, ha colocado este índice a los mismos niveles que se tenían en julio de 2016, lo que nos indica que la crisis económica es profunda y se requeriría de un crecimiento de doble dígito en los próximos meses para evitar terminar el año en números rojos.

 

El Banguat reportó que se perdieron 67 mil empleos formales afiliados al IGSS hasta el mes de mayo; lo que equivale al empleo formal que se había creado entre 2016 y 2019, otro indicador de la magnitud de la caída en estos últimos cuatro meses. El principal riesgo en el mercado laboral es que los casi 150 mil trabajadores suspendidos actualmente comiencen a engrosar las filas del desempleo, si no mejoran significativamente las condiciones en las siguientes semanas

Con los datos de recaudación fiscal y con los resultados del IMAE de abril y mayo, la caída del PIB en el segundo trimestre del año sería aproximadamente de 9%, con un rango de entre 8% y 10%, lo que confirmaría que estamos viviendo la peor crisis económica en varias décadas.

De concretarse el escenario de 5% de caída del PIB en 2020, estaríamos ante la peor crisis económica de los últimos noventa años, ya que superaría la crisis vivida en 1982, en el contexto de la década perdida para América Latina. 

Para descargar el Reporte de Actividad Económica, haga click aquí

 

 

Guatemala ¿Es esta la mayor crisis económica en los últimos noventa años?
31
Paul Boteo es Director General de Fundación Libertad y Desarrollo. Además, es catedrático universitario y tiene una maestría en Economía por la Pontificia Universidad Católica de Chile. 
27 Jul 2020

Los tres meses consecutivos de caída del IMAE en marzo, abril y mayo, ha colocado este índice a los mismos niveles que se tenían en julio de 2016, lo que nos indica que la crisis económica es profunda y se requeriría de un crecimiento de doble dígito en los próximos meses para evitar terminar el año en números rojos.

 

El Banguat reportó que se perdieron 67 mil empleos formales afiliados al IGSS hasta el mes de mayo; lo que equivale al empleo formal que se había creado entre 2016 y 2019, otro indicador de la magnitud de la caída en estos últimos cuatro meses. El principal riesgo en el mercado laboral es que los casi 150 mil trabajadores suspendidos actualmente comiencen a engrosar las filas del desempleo, si no mejoran significativamente las condiciones en las siguientes semanas

Con los datos de recaudación fiscal y con los resultados del IMAE de abril y mayo, la caída del PIB en el segundo trimestre del año sería aproximadamente de 9%, con un rango de entre 8% y 10%, lo que confirmaría que estamos viviendo la peor crisis económica en varias décadas.

De concretarse el escenario de 5% de caída del PIB en 2020, estaríamos ante la peor crisis económica de los últimos noventa años, ya que superaría la crisis vivida en 1982, en el contexto de la década perdida para América Latina. 

Para descargar el Reporte de Actividad Económica, haga click aquí

 

 

This is a Pandemic, Even if We Don't Want It
22 Jul 2020

En el programa de hoy entrevistamos al presidente de Bolivia durante los años 2001-2002 y actual candidato presidencial en ese país, Jorge Tuto Quiroga; además discutimos sobre el impacto negativo que está teniendo la pandemia del COVID-19 en la economía mundial, y especialmente en Guatemala, que ya experimenta una recesión sin precedentes en su historia reciente.

 

En su editorial, Dionisio Gutiérrez describió las graves secuelas que han dejado las pandemias a lo largo de la historia y las consecuencias económicas que está dejando a su paso la pandemia del COVID-19: “En esta primera tragedia global del Siglo XXI, además de las muertes que provoca la enfermedad, somos testigos de la ruina de esfuerzos personales, de pequeñas y medianas empresas que cerrarán para siempre. Somos testigos de la destrucción de sueños y de años de sacrificio personal; de la amenaza que esta crisis representa para una o dos generaciones de jóvenes a quienes tocará reinventarse. En esta tragedia global, debemos evitar la mayor causa de muerte en una pandemia: el hambre”.

Posteriormente, señaló que los modelos y proyecciones del contagio no explican toda la realidad ni toman en cuenta todas las variables que intervienen en las pandemias y en el resto de procesos sociales: “Hablar solo de aplanar curvas que de todas formas no bajan, y olvidar a los seres humanos, es un peligroso acto de frivolidad; y más en países como el nuestro, donde el Estado existe poco y la ley que impera es “sálvese quien pueda”. Qué parte de que estamos viviendo una pandemia no hemos entendido, afirmaba esta semana uno de los científicos más respetados en Europa. El contagio seguirá y tomará varios años vencer al virus”.  

También, se refirió a las condiciones económicas y sociales de los países subdesarrollados, con altos índices de informalidad, que hacen que sea inviable la imposición de cuarentenas prolongadas y toques de queda tan estrictos: “La pandemia que hoy sufre el mundo no tiene salida fácil ni solución sin dolor. Los gobiernos de países subdesarrollados necesitan a los ciudadanos en libertad para que juntos enfrenten la fiebre y el hambre. Es un error limitar el movimiento o encerrar a la gente una parte del tiempo, pues entre el riesgo del contagio y morir de hambre, los ciudadanos escogerán luchar por sobrevivir”.

En el siguiente segmento, Dionisio Gutiérrez entrevistó al presidente de Bolivia durante los años 2001-2002 y actual candidato presidencial en ese país, Jorge Tuto Quiroga sobre el impacto de la pandemia en el desarrollo de la región latinoamericana y los populismos de izquierda que surgirán por la debacle económica que está experimentando el continente. También discutieron sobre la coyuntura política de Bolivia.

Sobre el desempeño del gobierno interino de la presidenta Jeanine Añez en Bolivia en un contexto de transición a la democracia, de inestabilidad política y de la pandemia del coronavirus, el ex mandatario comentó: “La presidenta Añez, tuvo la mala fortuna de asumir el gobierno de transición después del despilfarro de Evo Morales. En estos meses no se equiparon hospitales, ni se realizaron testeos. Además cayeron en corrupción con la compra de respiradores, prácticamente a la misma usanza de lo que fue Evo Morales. Recordemos que en Bolivia tenemos un retraso democrático de 14 años. El gobierno de transición, cuyo fin era hacer elecciones, decidió hacer campaña en lugar de hacer historia. En 6 meses hemos tenido que recomponer el órgano electoral y hacer muchas reformas y ahí nos llegó la pandemia. Queremos votar cuando todo el mundo pueda participar sin contagiarse, ya vimos lo que pasó en Dominicana por ejemplo; y también queremos poder tener observación internacional”.

Sobre el denominado Grupo de Puebla, promovido por los gobiernos socialistas de España, México y Argentina, el candidato presidencial afirmó: “El Grupo de Puebla preocupa porque son los mismos impresentables del Foro de Sao Paulo, ahí están Rafael Correa, condenado en Ecuador por corrupción en el Caso Oderbretch y está Ernesto Samper, que durante su presidencia se le ligó al Cartel de Cali. Tienen a dos gobiernos de la región activamente con ellos y han intentado romper las alianzas que hemos hecho con varios líderes para terminar con la dictadura en Venezuela. Es triste que gente que ha llegado al poder por la vía democrática como Fernández en Argentina y AMLO en México sean tan serviles con las dictaduras castrista y madurista. Cuando yo esté en el gobierno voy a defender la democracia en Cuba y Venezuela”.

Sobre la efectividad de los cierres por la pandemia en la región latinoamericana, Quiroga aseveró: “Las cuarentenas no han sido bien aprovechadas en nuestros países, a diferencia de Asia. Se suponía que era para prepararnos y poder resistir el pico de la curva exponencial. El tiempo de cuarentena rebasó a quienes están en la economía informal que viven al día y que tarde o temprano terminarán saliendo a buscarse la vida. Gobiernos como el de Trump, Bolsonaro, AMLO y Ortega son diferentes en ideología pero pasaron de la libertad responsable al libertinaje mortífero”.

Finalmente, en el segmento final de debate, Edgar Ortiz moderó el panel entre Paul Boteo, economista y director ejecutivo de Fundación Libertad y Desarrollo, y Daniel Fernández, economista y director de UFM Market Trends; sobre la caída de indicadores económicos en Guatemala y la recesión producto del cierre de la economía.

 

 

 

Para ver el programa completo, haga click aquí.

 

Aunque no queramos, esto es una pandemia
22 Jul 2020

En el programa de hoy entrevistamos al presidente de Bolivia durante los años 2001-2002 y actual candidato presidencial en ese país, Jorge Tuto Quiroga; además discutimos sobre el impacto negativo que está teniendo la pandemia del COVID-19 en la economía mundial, y especialmente en Guatemala, que ya experimenta una recesión sin precedentes en su historia reciente.

 

En su editorial, Dionisio Gutiérrez describió las graves secuelas que han dejado las pandemias a lo largo de la historia y las consecuencias económicas que está dejando a su paso la pandemia del COVID-19: “En esta primera tragedia global del Siglo XXI, además de las muertes que provoca la enfermedad, somos testigos de la ruina de esfuerzos personales, de pequeñas y medianas empresas que cerrarán para siempre. Somos testigos de la destrucción de sueños y de años de sacrificio personal; de la amenaza que esta crisis representa para una o dos generaciones de jóvenes a quienes tocará reinventarse. En esta tragedia global, debemos evitar la mayor causa de muerte en una pandemia: el hambre”.

Posteriormente, señaló que los modelos y proyecciones del contagio no explican toda la realidad ni toman en cuenta todas las variables que intervienen en las pandemias y en el resto de procesos sociales: “Hablar solo de aplanar curvas que de todas formas no bajan, y olvidar a los seres humanos, es un peligroso acto de frivolidad; y más en países como el nuestro, donde el Estado existe poco y la ley que impera es “sálvese quien pueda”. Qué parte de que estamos viviendo una pandemia no hemos entendido, afirmaba esta semana uno de los científicos más respetados en Europa. El contagio seguirá y tomará varios años vencer al virus”.  

También, se refirió a las condiciones económicas y sociales de los países subdesarrollados, con altos índices de informalidad, que hacen que sea inviable la imposición de cuarentenas prolongadas y toques de queda tan estrictos: “La pandemia que hoy sufre el mundo no tiene salida fácil ni solución sin dolor. Los gobiernos de países subdesarrollados necesitan a los ciudadanos en libertad para que juntos enfrenten la fiebre y el hambre. Es un error limitar el movimiento o encerrar a la gente una parte del tiempo, pues entre el riesgo del contagio y morir de hambre, los ciudadanos escogerán luchar por sobrevivir”.

En el siguiente segmento, Dionisio Gutiérrez entrevistó al presidente de Bolivia durante los años 2001-2002 y actual candidato presidencial en ese país, Jorge Tuto Quiroga sobre el impacto de la pandemia en el desarrollo de la región latinoamericana y los populismos de izquierda que surgirán por la debacle económica que está experimentando el continente. También discutieron sobre la coyuntura política de Bolivia.

Sobre el desempeño del gobierno interino de la presidenta Jeanine Añez en Bolivia en un contexto de transición a la democracia, de inestabilidad política y de la pandemia del coronavirus, el ex mandatario comentó: “La presidenta Añez, tuvo la mala fortuna de asumir el gobierno de transición después del despilfarro de Evo Morales. En estos meses no se equiparon hospitales, ni se realizaron testeos. Además cayeron en corrupción con la compra de respiradores, prácticamente a la misma usanza de lo que fue Evo Morales. Recordemos que en Bolivia tenemos un retraso democrático de 14 años. El gobierno de transición, cuyo fin era hacer elecciones, decidió hacer campaña en lugar de hacer historia. En 6 meses hemos tenido que recomponer el órgano electoral y hacer muchas reformas y ahí nos llegó la pandemia. Queremos votar cuando todo el mundo pueda participar sin contagiarse, ya vimos lo que pasó en Dominicana por ejemplo; y también queremos poder tener observación internacional”.

Sobre el denominado Grupo de Puebla, promovido por los gobiernos socialistas de España, México y Argentina, el candidato presidencial afirmó: “El Grupo de Puebla preocupa porque son los mismos impresentables del Foro de Sao Paulo, ahí están Rafael Correa, condenado en Ecuador por corrupción en el Caso Oderbretch y está Ernesto Samper, que durante su presidencia se le ligó al Cartel de Cali. Tienen a dos gobiernos de la región activamente con ellos y han intentado romper las alianzas que hemos hecho con varios líderes para terminar con la dictadura en Venezuela. Es triste que gente que ha llegado al poder por la vía democrática como Fernández en Argentina y AMLO en México sean tan serviles con las dictaduras castrista y madurista. Cuando yo esté en el gobierno voy a defender la democracia en Cuba y Venezuela”.

Sobre la efectividad de los cierres por la pandemia en la región latinoamericana, Quiroga aseveró: “Las cuarentenas no han sido bien aprovechadas en nuestros países, a diferencia de Asia. Se suponía que era para prepararnos y poder resistir el pico de la curva exponencial. El tiempo de cuarentena rebasó a quienes están en la economía informal que viven al día y que tarde o temprano terminarán saliendo a buscarse la vida. Gobiernos como el de Trump, Bolsonaro, AMLO y Ortega son diferentes en ideología pero pasaron de la libertad responsable al libertinaje mortífero”.

Finalmente, en el segmento final de debate, Edgar Ortiz moderó el panel entre Paul Boteo, economista y director ejecutivo de Fundación Libertad y Desarrollo, y Daniel Fernández, economista y director de UFM Market Trends; sobre la caída de indicadores económicos en Guatemala y la recesión producto del cierre de la economía.

 

 

 

Para ver el programa completo, haga click aquí.

 

Fever and Hunger; Playing with Life
15 Jul 2020

En el programa de hoy analizamos la viabilidad y efectividad del sistema de alertas propuesto por el gobierno para abrir la economía, y evaluamos los resultados que ha obtenido el Ejecutivo hasta el momento con las acciones que ha tomado para enfrentar la pandemia. 

 

En su editorial, Dionisio Gutiérrez abordó las cinco amenazas para la humanidad que han identificado académicos, científicos e intelectuales de varios países del mundo: “Hace 10 años, en Washington y Madrid, dediqué varios meses para investigar y discutir con expertos y científicos en tanques de pensamiento y universidades, sobre cuáles son las principales amenazas para la humanidad. Encontramos 5: el cambio climático; la proliferación nuclear; el brote de una enfermedad sin cura conocida que se extienda por el mundo sin control, causando millones de víctimas; crisis económicas globales, que pueden ser cada vez más severas por la interrelación global; y por supuesto, un conflicto armado entre dos o más potencias militares”.

Gutiérrez afirmó que la pandemia es una realidad que ha sobrepasado cualquier cálculo o aproximación racional y que hace falta una cuota de humildad para aceptar la situación: “Mal hacen hoy científicos o políticos cuando caen en la arrogancia intelectual o la vanidad política de presumir que tienen la verdad sobre el virus y saben cómo combatirlo, o que, desde el poder político pueden, por orden imperial, manejar algo que es más grande que ellos. La especie humana; en especial científicos y políticos, debemos reconocer con humildad que, de estas crisis, la de salud y la de economía, saldremos, después de muchas pruebas y errores, con muchos dolores y cicatrices; y esperemos, también con las lecciones aprendidas”.   

También señaló los retos y responsabilidades que tenemos por delante para superar la crisis: “Los grandes retos de nuestro tiempo son fortalecer el lado humano de nuestras vidas, aceptar que ser humildes nos dará paz en esta tormenta que apenas inicia, hacer vivas las virtudes de la responsabilidad, la honradez y la solidaridad; lograr que el sentido de nación prevalezca en nuestras acciones y en nuestras relaciones con lo demás. El gran desafío de nuestro tiempo es rescatar los valores que hacen respetable a la raza humana”.

En el siguiente segmento, Dionisio Gutiérrez entrevistó a Fritz Thomas, doctor en Economía y columnista; Karin Slowing, médico y ex directora de Segeplan y Juan Luis Font, abogado, periodista y conductor de Con Criterio; sobre el sistema regional de alertas (o de “semáforo”) propuesto por el gobierno nacional para contener la pandemia y sobre el balance de la gestión de la crisis y la capacidad de ejecución estatal.

Sobre la necesaria dosis de humildad que deben tener los funcionarios a la hora de enfrentar una crisis que desborda la realidad, Fritz Thomas apuntó: “El gobierno debe tener la humildad de entender la situación. Si bien todos los cálculos que vemos sobre la pérdida de empleos y producción son tanteos; sí sabemos que el daño es serio y muy grave y que la actividad económica ha sufrido mucho, también porque no hay una comprensión entre el hecho de abrir y cerrar. Necesitamos poner las decisiones en manos de las personas, empresas y comunidades, no en burócratas”.

Por su parte, Karin Slowing se refirió a la poca estrategia y prácticamente nula capacidad de ejecución en el gobierno para paliar la crisis: “Yo creo que la evidencia a nivel global apunta a que se puede tener estrategia y se puede ejecutar. Hay casos más exitosos con modalidades autoritarias y restrictivas y también hay casos que lo han logrado con modalidades menos restrictivas como el de Uruguay. Uruguay también tiene ventajas de la densidad de población y su nivel cultural es muy superior al de muchos países de América Latina, incluido Guatemala. Hay que entender que este no es un virus que se conociera de antes, todo es parte de una construcción de conocimiento. En el caso de países como el nuestro, se trata de una debilidad crónica del Estado para ejecutar funciones básicas. También hay un problema de recursos, que no es de déficit sino de falta de visión y no asesorarse adecuadamente”.

Adicionalmente, Juan Luis Font comentó que parte del ejercicio de humildad que hay que hacer pasa por reconocer que no se conocen todas las variables ni se tiene toda la información para abordar la crisis: “Hay que partir de la humildad y me siento tan perdido como probablemente se siente la teleaudiencia y el resto del mundo. Yo tiendo a ser crítico con las acciones de gobierno, pero si yo me traslado a discutir el papel del gobierno en el tema de la pandemia, también tiendo a ser más benevolente en el juicio. Vemos que en estados como Texas y Luisiana, en Estados Unidos, han tenido que volver a cerrarse con el aumento de casos. Sólo han salido airosos los países con sistemas de salud muy estables, como Uruguay, pero por ejemplo lo de Costa Rica es sorprendente”.

Finalmente, en el segmento final de debate, Paul Boteo moderó el panel constituido por Daphne Posadas, Edgar Ortiz y Phillip Chicola, de Fundación Libertad y Desarrollo, donde analizaron la viabilidad del sistema regional de alertas propuesto por el gobierno nacional, la situación de la capital y los centros urbanos y el impacto de un cierre total en la economía del país.

 

 

 Para ver el programa completo, haga click aquí.